Bekia Viajes

Usuario:

Contraseña:

Europa / España
 
 
NATURALEZA

El chapuzón del verano en el mayor lago artificial de Europa Occidental: el Parque Temático Alqueva de Extremadura

El lago cuenta con 1.200 kilómetros de costa interior donde una rivera llena de vida ofrece actividades para toda la familia.
 
Bosque de dehesa extremeña

Bosque de dehesa extremeña


Con el gran Lago de Alqueva como eje central, el Parque Temático Natural Alqueva se presenta como una oferta turística única y atractiva para las familias a las que les guste realizar y disfrutar de sus vacaciones con actividades al aire libre y descubrir así los secretos que guarda la tradición popular extremeña en este enclave paisajístico de gran belleza.

Ubicado al suroeste de la provincia de Badajoz y próxima a la capital, esta zona rica en recursos naturales ha proyectado sus atractivos en un interesante e innovador proyecto con tres ejes principales: Alqueva Natural, Dehesa y Toro y Alqueva Cultural.

Las atracciones de este parque no son las habituales en este tipo de infraestructuras sino que giran en torno a la naturaleza, el agua y la cultura. No hay puertas, ni tarifas ni horarios para disfrutar de este territorio que cuenta además con una zona declarada de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en la que es posible avistar distintos tipos de aves, pasear por corredores ecofluviales, descubrir una flora privilegiada así como de disfrutar de la típica y rica gastronomía extremeña en pleno corazón del ecosistema estrella: La Dehesa.

Orilla del Lago Alqueva

Orilla del Lago Alqueva


Este parque ha sido ideado en torno a el Lago Alqueva, una reserva situada entre el río Guadiana y del que forman parte localidades y lugares como Olivenza, Alconchel, Cheles, Táliga y Villanueva del Fresno. Un total de 1.200 kilómetros de costa interior con una rivera llena de vida donde practicar todo tipo de actividades.

Actividades acuáticas, pescar, explorar castillos y villas medievales, volar en parapente o degustar los mejores vinos y jamones de la tierra son algunas de las actividades estrella que cada temporada aumentan sus asiduos y visitantes de ambos lados de la frontera ya que el Lago Alqueva comparte orilla con Portugal.


Dos países con una orilla común


Uno de los atractivos más destacados, además del natural es la cercanía con Portugal. Podrás pasear por las calles de los pueblos de ambas orillas, visitar los centros de interpretación, castillos, museos y lugares donde este proyecto muestra al visitante que la sostenibilidad y el desarrollo sostenible del paraje natural y económico pueden ir de la mano.

El 'Parque Alqueva' es innovador no sólo por su variada oferta si no por su propia concepción. Fomentar una perspectiva de desarrollo sostenible, apoyando también la accesibilidad universal del producto turístico para que pueda ser disfrutado por todos los públicos y respetar el paraje con vistas a perpetuar un entorno protegido y desarrollar con ello otras zonas que todavía hoy no pertenecen a un parque natural o nacional son las bases de esta atracción.

Área que ocupa el Parque Temático Natural de Alqueva

Área que ocupa el Parque Temático Natural de Alqueva


1.200 kilómetros de costa interior


La rivera de lago más grande de Europa occidental no sólo ofrece actividades acuáticas si no que este lugar ha transformado el entorno atrayendo a especies endémicas de la zona creando un hábitat único y vivo. Un verde frondoso ocupa cada istmo y zona cercana al lago y una masa forestal se extiende en kilómetros a la redonda.

En las proximidades, ríos y arroyos como los de Cabriles (Alconchel) y Friegamuñoz en Alconchel-Villanueva del Fresno, proporcionan recursos de gran riqueza paisajística y ecológica. Flora y fauna autóctona, incluidas varias especies protegidas como la cigüeña negra o el búho real son algunos de los animales que podrá observar gracias a una recomendada oferta de safaris fotográficos y ecoturismo familiar, otras alternativas a la amplia lista de actividades posibles en este accesible enclave en el corazón de la ruta Madrid-Lisboa.
Alejandro Iriarte | 31 de Julio de 2014